Casa Rural Las Praderas
Descanse En la Naturaleza

RUTAS POR LOS ALREDEDORES:
Todos los alrededores del pueblo son dignos de  visitar gracias a la riqueza natural de la zona.

 

Nos encontramos en un lugar único tanto para visitar lugares de gran interés turístico como para la realización de actividades lúdicas y deportivas.

Existen muchos caminos donde realizar rutas muy atractivas, tanto en bicicleta como andando.

Os aconsejamos, si os gusta andar, que hagáis alguna de estas rutas. No os van a defraudar, eso seguro.

1. Ruta de los Molinos.





















- Saliendo a la N-110 dirección Arcones tomamos el primer camino que sale a la derecha que nos lleva al primer Molino que encontraremos en esta ruta, conocido coloquialmente como Molino del Monte, totalmente restaurado.

- Tomamos de nuevo otro camino a la derecha y continuamos hasta llegar a un cruce que sale a la izquierda. Subimos una cuesta y a mitad de la misma nos dirigimos hacia el arroyo. Veremos una especie de escalera labrada de forma natural sobre la piedra caliza (similar a un anfiteatro romano).

- Si bajamos por ellas aproximadamente en el punto de coordenadas UTM 441390, 4553965 encontramos una pequeña balsa de agua que sería la entrada de agua al Molino de la Balsa, cuyas ruinas están tapadas por la maleza.

- Retrocedemos el camino andado hasta llegar al cruce que hemos dejado atrás y giramos a la izquierda hasta llegar al municipio de Prádena.

- Aprovechamos para conocer el pueblo y podemos descansar junto a la Ermita de San Roque. Es un templo sencillo, seguramente edificado a caballo entre los siglos XVI y XVII, cuando una epidemia de peste asoló estas tierras. A finales del siglo XVII fue sede provisional de la parroquia, mientras se construía la nueva iglesia de San Martín. El templo consta de una nave única con una cabecera rectangular que es más alta y se cubre con bóveda de arista. Ambas se comunican a través de un gran arco triunfal de sillería carente de toda decoración. En el frente del presbiterio se sitúa el retablo mayor. Es de estilo barroco y organizado en tres calles, con una hornacina en cada una de las laterales y dos en la central.

- Continuamos por la calle San Roque y seguimos por la Carretera comarcal dirección Castroserna y a unos 50 m. sale un camino a la derecha siguiendo el margen del Río San Juan. Siguiendo el mismo llegamos al Molino del Concejo y un poco más adelante al Molino de Peña Corva.

- Cerca de este Molino sale un camino que tomaremos y llegaremos a la Cueva de los Enebralejos (www.cuevadelosenebralejos.es)

- Una vez habéis visitado la cueva os podréis dirigir al municipio por la antigua N-110, donde disfrutar de su variada gastronomía.

- Distancia aproximada 6.000 m

- Dificultad Baja 


2. Ruta de Prádena – Matandrino – Castroserna de Arriba




















Distancia aproximada 11.000 m.

Desnivel de 150 m.

Dificultad Media

Desde el municipio de Prádena al final de la Calle Acebal tomamos el camino que sale a la derecha y continuamos por el hasta un cruce donde volvemos a tomar el camino de nuestra derecha. Seguimos todo recto sin dejar ese camino que nos llevará al barrio de Matandrino. Es un pequeño núcleo de unas 10 casas que en su tiempo estuvieron habitadas, y sus lugareños se dedicaban principalmente a la ganadería.

Al parecer Matandrino se cita por primera vez en el siglo XV como "Mata Endrino" haciendo referencia seguramente a la presencia de Endrinos en la zona (arbusto cuyo fruto se utiliza para la elaboración del pacharán). Hacia el siglo XIX tenía ya 7 casas y a mediados del siglo pasado ya contaba con 40 vecinos que a lo largo de los años terminaron por abandonar el lugar.

Lo más representativo es una cruz de madera desvencijada ya desaparecida y sustituida por una nueva de piedra, gracias a los vecinos de Prádena que aún recuerdan el pueblo y que en mayo de 2.016 han creado una asociación en recuerdo de esta pequeña pedanía que un día habitaron. Esta cruz parece señalar el punto donde debería estar una Iglesia que nunca se llegó a construir. 

Destacaríamos esta ruta en primavera y verano por su colorido.

Adentrándonos en el pueblo y casi invisible entre la maleza podemos ver una fuente Románica (Coordenadas UTM 440334, 4555534).

Volvemos al camino de acceso al poblado (desandando el camino) y continuamos recto sin dejarle, hasta que nos salga un camino a la derecha que no sea de concentración parcelaria (es decir arreglado y de 6 metros). Continuamos por ese camino siempre tomando con referencia el puesto de vigilancia de incendios que se ve en lo alto del cerro, al que vamos a bordear por su izquierda hasta llegar a Castroserna de Arriba. 

3. Ruta del Palacio del Marqués – Molino Blanco

















Una vez llegues a Castroserna de Arriba desde el municipio de Prádena, gira a la derecha en la primera y única calle.

Continuamos unos 50 metros y volvemos a girar a la derecha, atravesando un puente y al final de la calle a la izquierda podemos ver el Palacio del Marqués. Una vez allí, lo más destacado es el escudo situado sobre la puerta principal.

Desde aquí, sale una senda a nuestra derecha que va bordeando los márgenes del Río San Juan, donde vamos a poder apreciar la vegetación propia de la ribera.

500 metros más adelante encontramos el Molino Blanco (Construcción privada y totalmente restaurada). Para volver a Castroserna de Arriba, se puede o bien desandar el camino o bien atravesar el río.

4. Ruta de Las Hoces del Río Duratón












Para iniciar esta ruta, debes coger el coche y dirigirte al pueblo de Sepúlveda (a unos 20 km desde Prádena).

El Parque Natural de las Hoces del río Duratón está situado en el noreste de Segovia, aguas abajo de la villa de Sepúlveda. En esta zona, el río se ha encajado en un profundo cañón que, en algunos lugares, alcanza más de 100 metros de desnivel. Al interés y belleza del paisaje hay que añadir la gran riqueza arqueológica e histórica que encierra en su interior esta garganta.

Tras una visita al mismo para recibir información y acceso a distintas rutas por el mismo, hay que dirigirse por un camino de tierra compactado hasta un gran promontorio, sobre el río Duratón , que se recrea contorneando la gran roca y que preside la románica Ermita de San Frutos, patrono de Segovia. Es un espectáculo único contemplar desde aquí el vuelo de las águilas, halcones, alimoches y los buitres que anidan en sus paredes llegando a los 90 metros de altura y que lo mismo sobrevuelan nuestras cabezas como lo hacen bajo nuestros pies. En dicho parque disponemos de varias rutas y distancias donde disfrutamos de cuevas como la de Los Siete Alteres, templo rupestre del S:XII, embalses como los de Burgomillodo y Las Vencías y varios puentes romanos y refugios de gran belleza a lo largo del río. 


Una manera diferente de admirar este paisaje es contratar con una empresa especializada los servicios de unas piragüas para recorrer el tramo inundado del rio que atraviesas las hoces. Esta es una opción fantástica, principalmente porque se recorren parajes imposibles de visitar a pie o en coche, y genera una sensación de enfrentarse a una naturaleza en estado salvaje, inesperado en un paraje tan conocido como este. Resulta accesible para cualquier persona, porque las aguas siempre son calmas y mansas, y no requiere una forma física exigente. Si optamos por esta iniciativa debemos reservar una mañana entera para este fin, porque la ruta puede llevarnos alrededor de tres horas completarla, si no queremos hacerla con prisas. Dentro de los lugares que podemos ver desde la piragua destaca sin ninguna duda el Monasterio de la Hoz, ubicado al borde de una península que cierra una de las hoces, y vive entre sus ruinas el recuerdo del derrumbe de su techumbre que salvó, por causa de puro milagro, a toda la comunidad de monjes de una muerte segura. Al monasterio sólo se puede llegar a través del cauce, lo que genera una sensación de especial soledad y recogimiento.







El más sencillo recorrido a pie por las Hoces del Duratón se inicia en la explanada de tierra en la que termina el camino de Villaseca. Desde allí hay que encaminarse en dirección al espolón rocoso, rodeado de precipicios, sobre el que se alza la ermita de San Frutos. Tras cruzar por un puente de piedra una profunda grieta, llamada La Cuchillada, se asciende al antiguo cenobio benedictino. Después de contemplar esta construcción romántica del siglo XII se puede continuar hacia su cercano cementerio, en el que se conservan varias tumbas antropomórficas altomedievales. A la izquierda del mismo nace una rústica escalera tallada en la roca que seguramente serviría a los primitivos ermitaños para bajar hasta un río que, en la actualidad, está regulado por el pequeño embalse de Burgomillodo.











El centro de interpretación del Parque Natural de las Hoces del Duratón permanece abierto de 10:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 19:00 horas, en la antigua iglesia de Santiago. Es de visita obligada antes de conocer el parque y en él nos informarán de todas las posibilidades.