Casa Rural Las Praderas
Descanse En la Naturaleza

Pueblos de los alrededores de interés turístico.


PEDRAZA:

La visita a Pedraza es imprescindible. Está a tan sólo 7 km. de Prádena, por la N-110 dirección Madrid.















Declarada Conjunto Histórico-Artístico y reconocida con el premio Europa Nostra por la exquisita rehabilitación de su patrimonio. Su plaza porticada es una de las más bonitas de la provincia.














Pedraza es una Villa medieval amurallada de pequeño tamaño, pero de gran belleza, en la que es imprescindible callejear para descubrir sus bonitos rincones.  Los visitantes en su recorrido podrán contemplar numerosos palacios y casas nobles blasonadas que se comenzaron a construir en el siglo XVI y que hoy día gozan de un estupendo estado de conservación. 









También aún quedan varios vestigios de su parte defensiva de los siglos XII y XIII como la muralla, la Puerta de la Villa (único punto de entrada y salida al pueblo), la barbacana defensiva que posteriormente se utilizó como cárcel pública, el castillo...














En la actualidad esta villa cuenta vive del turismo, por lo que podrá encontrar numerosos asadores, tiendas de decoración, mueble rústico, artesanía, estaños, tahonas, chocolates, jabones...   






















SEPÚLVEDA:

La localidad de Sepúlveda, llamada "la ciudad de las siete puertas" por estar totalmente cercada salvo en los siete puntos mencionados. Algunas de estas entradas aún conservan su aspecto medieval. La mejor vista se obtiene desde la carretera que viene de Castilnovo, pero lo cierto es que desde cualquier punto, la villa ofrece una estampa formidable, desparramada por las laderas fluviales del río Duratón, que aquí comienza a quebrar la piedra para sumergirse en el fondo de su cauce. Su recorrido es perfectamente visible por la vegetación de ribera que lo acompaña, auténtico vergel en la dura aridez mesetaria. 













El pueblo no es excesivamente grande, tendrá unos 1500 habitantes, pero como podremos comprobar vive (y mucho) del turismo y de la hostelería. Lo primero que debemos hacer es dejar el coche en los aparcamientos públicos que nos van indicado según entramos, evitando aparcar en la plaza mayor e inmediaciones, nudo de calles estrechas de extrema aglomeración en algunas épocas. Ya a pie, nos acercamos hasta la mencionada plaza, presidida por los restos de su castillo, herencia del conde Fernán González, y de su Ayuntamiento. En la oficina de turismo podremos iniciar una visita guiada, si pretendemos dedicar la jornada a admirar el valor cultural y artístico de la zona; en el itinerario que nos proponen visitaremos algunas iglesias que suelen permanecer cerradas, y nos explicaran la historia de la villa y la importancia de algunos de sus palacios, como el del moro o la casa de las conchas.














Atravesaremos el arco de la villa, o la puerta del Ecce-Homo, así llamada por encontrarse una figura de Cristo encadenado encima de su dintel. Conoceremos los restos de la judería y del barrio árabe, y algunos interesantes palacios, como el de los Monos. De los templos a visitar, los mejores ejemplos del románico se sitúan en dos lugares estratégicos. La iglesia de El Salvador, en el punto más alto del pueblo, goza de una privilegiada posición y una planta de mucho empaque. Su estructura recuerda mucho a la iglesia de San Miguel de San Esteban de Gormaz, y data del siglo XI. Un siglo después se construyó el santuario de la Virgen de la Peña, en un extremo de la villa que se asoma ya al cañón del río, y desde el que se goza de una magnífica vista. Este santuario ofrece mejores ejemplos de escultura románica, especialmente en su portada principal presidida por un Pantocrátor muy propio de las iglesias situadas mucho más al norte, con la colección de 24 ancianos rodeando al Tetramorfos (símbolos de los evangelistas). El nombre de este santuario, nos está recordando la importancia del paisaje cárstico en la formación de los cultos de la villa, porque la Peña a la que se refiere son las cuevas que se abren en el paisaje y que son visibles en muchos puntos, aunque inaccesibles en su mayoría.  Otras iglesias dignas de interés son la de San Bartolomé, al sur de la plaza, y la de Santiago, que hoy se ha convertido en el centro de interpretación de las Hoces del Duratón, en una función que no ha destruido el patrimonio arqueológico del templo. No debemos perdernos su exposición permanente, construida en parte sobre una necrópolis del siglo XII excavada en la roca, y protegida por metacrilato del trasiego de los visitantes. Es un digno ejemplo de integración de naturaleza y arte para la protección de ambos medios. 













La mayor parte de las iglesias, excepto el santuario de la Virgen de la Peña sólo se pueden ver desde la oficina de turismo, en visita guiada. Las salidas tienen lugar a las 10:30 y 12:30 por la mañana, y a las 16:00 y 17:00 horas por las tardes. Son muy recomendables, porque nos permiten descubrir rincones ocultos de la localidad, que esconde muchas más sorpresas de las aparentes. La visita guiada se prolonga por espacio de 1 hora y media aproximadamente. Es recomendable llamar antes al Tlf • 921 540 237  para asegurarnos de que se realizan estas visitas en jornada laborable o está a expensas del número de turistas participantes. La Virgen de la Peña suele permanecer abierta buena parte del día. 














AYLLÓN:   

La villa de Ayllón se encuentra en el extremo nordeste de la provincia de Segovia, asentada en las faldas de una rojiza colina y lindando con la provincia de Soria.











Al este se encuentra la Sierra a la que da nombre, la Sierra de Ayllón, coronada por el pico del Grado (1.613 m.) junto al cual pasa la carretera que une a esta Villa con la provincia de Guadalajara. 
Ayllón está declarado Conjunto Histórico - Artístico de carácter nacional por Decreto 1.201/73, de 19 de mayo, y ha obtenido varios premios, entre ellos en 1973 el primer premio del Concurso de Embellecimiento de Pueblos y el accésit del Primer Premio Nacional en 1974. 












La Villa de Ayllón, desde que fue reconquistada, vio en sus calles a numerosos reyes: Alfonso VI, Alfonso VII, Alfonso VIII, Fernando III, Fernando IV, Juan II y ya en 1929, la infanta doña Isabel. 

Ayllón es probablemente de fundación celtíbera. Fue destruido por los Romanos bajo el mando de Marco Fulvio Nobilior en 19 a. C.
















Está muy cerca de Tiermes. Existe una necrópolis visigoda en la zona de Estebanvela. 

Repoblado durante la ocupación árabe en el siglo X se nombra por primera vez con el nombre de Aellon en el año 1076. 

Fue la cabecera de una Comunidad de Villa y Tierra que englobaba pueblos de las actuales provincias de Segovia, Soria y Guadalajara denominada Comunidad de Villa y Tierra de Ayllón. 












El 8 de abril de 1202 Alfonso VIII, estando en Ayllón, otorga el fuero de Logroño a la villa de Frías (Burgos), localidad que acababa de ser repoblada por impulso real al abrigo de su castillo. 

En 1337, el rey Alfonso XI y su hermana D.ª Leonor, reina viuda de Aragón, con motivo de las discordias, que mediaban entre esta, y el rey Pedro IV el Ceremonioso. La reina Leonor había huido al reino de Castilla y León, con sus dos hijos, los infantes Fernando y Juan. 

El 31 de octubre de 1411, durante la regencia de Catalina de Lancaster, se firmó el Tratado de Ayllón entre España y Portugal, para poner fin a la Crisis de 1383-1385 en Portugal y el reconocimiento de Juan I de Avíscomo rey de Portugal. 












El 2 de enero de 1412 se aprobaron las llamadas Leyes de Ayllón (o Segundo Ordenamiento de Valladolid), medidas discriminatorias contra los judíos y mudéjares. 

Poco después fue residencia del Condestable Álvaro de Luna, en el reinado de Juan II de Castilla. 

En la época de la trashumancia, Ayllón era una de las dos sedes de reuniones anuales, la de otoño, del Concejo de la Mesta. 

La mayor parte de los monumentos actuales data de los siglos XV y XVI. 

RIAZA y LA PINILLA:

Riaza es un municipio privilegiado, rodeado de un marco incomparable, cobijado en las estribaciones de la Sierra de Ayllón.

Sus inicios se remontan al siglo X, cuando fue fundada por Gonzalo Fernández, hijo del conde Fernán González,,primer conde Independiente de Castilla. No obstante, es probable que en el lugar existieran pequeños asentamientos dedicados al pastoreo y la metalurgia. Algunas crónicas hablan de un poblado llamado Valherreros. 

 

Durante el reinado de Alfonso VI, con la conquista de Toledo (1085), se ordena la repoblación de Salamanca, Ávila, Segovia, Cuéllar, Sepúlveda… con el objetivo de favorecer la integración de las tierras recién conquistadas a los musulmanes.

García Ordóñez repuebla (con, seguramente, leoneses, cántabros y asturianos) Ayllón y Maderuelo a finales del siglo XI, y pese a que no tenemos testimonios escritos, se cree que es este el momento en que surge cerca del río Aza una aldea de población escasa aunque permanente (que llegará hasta nuestros días con el nombre de Riaza).


En 1139 el rey Alfonso VII dona al obispo de Segovia "una aldea de herreros situada entre Fresno y Sepúlveda" (la futura Riaza), pasando a ser este lugar de dominio eclesiástico. 

Desde 1139 a 1430 la aldea, que se convertirá en villa, sigue siendo señorío eclesiástico, pero en esta fecha Juan II compra Riaza al obispo de Segovia, don Juan de Tordesillas. Solo dos meses estuvo Riaza en poder de Juan II, pues el 28 de agosto de ese mismo año, el rey traspasó la Villa al condestable don Álvaro de Luna. Cuando éste murió ejecutado por orden del rey Juan II, debido al gran poder que acumuló, todas sus propiedades quedaron confiscadas. Su hijo, don Juan de Luna, conservó, entre otras propiedades, Riaza, Castilnovo y el condado de San Esteban, cedidas anteriormente por su padre.

El pueblo de Riaza fue perteneciendo a distintos nobles hasta el 6 de agosto de 1811, fecha en que las Cortes de Cádiz abolieron los señoríos (en virtud de la Constitución de 19 de marzo de 1812, "La Pepa") incorporando estos a la Nación.

 

LA PINILLA: La Estación de Esquí y Montaña La Pinilla - Valle de Riaza tiene sus orígenes en el año 1968. Se encuentra situada en la Sierra de Ayllón, en el nordeste de la provincia de Segovia, a una hora escasa de Madrid por la A-I, gracias a sus excelentes accesos por carretera. La zona cuenta con grandes recursos naturales y patrimoniales de enorme potencial que complementan la actividad pre-esquí de la estación.














Es conocida por los aficionados a los deportes de nieve del Sistema Central como una estación familiar, de ambiente alpino y sin aglomeraciones.

La Pinilla se transforma, cuando se va la nieve, en uno de los centros de turismo activo más exigentes gracias a su Parque Multiaventura Estival, en el que destacan actividades tales como escalada artificial, tiro al arco, tee de golf, tirolina y puente tibetano (los más largos de España), rutas en quad, rutas en btt, senderismo, orientación. Destaca su Bike-Park, pionero en España, que nació en verano del 2004 y consta de cuatro espectaculares circuitos de descenso en bicicleta de montaña.


 

● SEGOVIA: ¿Qué decir de esta histórica capital castellana?

Segovia merece una visita de varios días para apreciar toda la historia que ha pasado por ella.


Por esto os dejo este enlace donde podréis buscar qué es lo que os apetece ver del innumerable e impresionante patrimonio que posee esta ciudad. Visitad los portales www.segoviaturismo.es y www.turismodesegovia.com y seguro que encontraréis muchas visitas que hacer y lugares que recorrer. Seguro que os llevaréis un gratísimo recuerdo y volveréis con toda certeza: siempre os quedará algo por ver…